FTCCP,

  • ICM y FTCCP en campaña “Bolsa de cemento: 25 kilos - No más”

    Dirigentes de la Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera (ICM), que representan a 20 millones de trabajadores afiliados en 133 países, visitaron la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) en el marco de una campaña que tiene como fin reducir el peso de las bolsas de cemento hasta 25 kilogramos como máximo para incidir positivamente en la salud de los trabajadores de la construcción.

    El secretario global de Educación de la ICM, Tos Añonuevo, y el representante regional de la ICM para América Latina, Nilton Freitas, acudieron al local de la Federación y mantuvieron una reunión con el Secretariado Ejecutivo de la FTCCP, donde expusieron los alcances de la campaña "Bolsa de cemento: 25 kilos - No más”.

    Durante la mañana del lunes 21 de mayo, una delegación de la ICM y la FTCCP fue recibida en el ministro de Trabajo donde expusieron los alcances de esta campaña que inicia en Latinoamérica y llegará a todo el orbe.

    El secretario general adjunto de la FTCCP, Luis Villanueva Carbajal, afirmó que actualmente las bolsas de cemento comúnmente pesan 42.5 kilos, y que ello afecta la salud futura de los trabajadores.

    “Algunos obreros incluso cargan dos bolsas en un solo viaje, sin darse cuenta de que eso genera en el futuro un problema lumbar, reduciendo la calidad de vida del trabajador y haciendo imposible su posterior contratación por problemas de salud derivados del peso excesivo. Eso debe cambiar”, señaló.

  • Instalaron Mesa de Trato Directo para solución del Pliego

    Este lunes 21 de mayo se instaló la Mesa de Trato Directo para la solución del Pliego Nacional de Reclamos en Construcción Civil 2018, con los representantes de la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco) y de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), continuando así con la negociación colectiva por rama de actividad del sector.

    La Comisión Negociadora de la FTCCP está conformada por Mario Huamán Rivera, secretario general; Luis Villanueva, secretario general adjunto; Wilder Ríos, secretario de Defensa; Teobaldo Bravo, secretario de Obras Pesadas; Martín Rimachi, secretario general del sindicato de Lima y Balnearios; Héctor Mendoza, secretario general del sindicato de Los Balnearios del Sur; Juan Castillo (Sindicato Regional del Cusco); Abel Colquepisco (sindicato de Talara); Humberto Debernardi (sindicato de Iquitos); Mariano Nina (sindicato de Arequipa); Jorge Zárate Gabriela (sindicato del Callao), y Guillermo Balbuena (seccional Ica).

  • Mil empleos peligran por problema social en Olmos

     

    La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) advierte que, producto de la crisis social desatada en Olmos (Lambayeque), evidenciada con el incendio de la Municipalidad distrital, peligran además alrededor de mil puestos de trabajo, lo cual agudizaría aún más la precaria situación de la ciudad.

     

    Los pobladores muestran su descontento por la construcción de la Nueva Ciudad de Olmos, que beneficiará a otros, cuando no se resuelven problemas básicos de la ciudad actual; esto ha generado una violencia creciente, debido a que el Gobierno no actuó efectivamente en su momento.

     

    Producto de las protestas por estas demandas no atendidas, se paralizaron las obras paulatinamente, dejando a 400 obreros sin empleo, aproximadamente. Y de no atenderse esta problemática, peligran otros mil puestos de trabajo.

     

    La problemática de Olmos no ha sido atendida oportunamente pues estalló durante el mediático proceso de vacancia del expresidente Pedro Pablo Kuczynski por corrupción, pero ha ido en incremento por la falta de presencia efectiva del Estado.

     

    Por ello, la FTCCP demanda que el Gobierno central intervenga y resuelva el conflicto escuchando a la población y brindándoles una salida que beneficie a los pobladores y a los trabajadores de construcción civil, así como a los próximos nuevos pobladores de la zona, que esperan la finalización de la obra.

     

    Durante 2017 se perdieron 100,000 puestos laborales producto de la paralización de obras por la corrupción del caso Lava Jato, los mismos que hasta la fecha no se han recuperado; por lo que la situación laboral en construcción civil debe ser prioridad del Gobierno.

     

  • Rumbo a la Jornada Nacional de Lucha del 19 de julio

    La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) y sus 190 sindicatos afiliados participarán en la Jornada Nacional de Lucha del 19 de julio, convocada por la CGTP y coordinada con los CNUL regionales y organizaciones sociales.

    Los trabajadores de construcción civil saldrán a las calles a reclamar aumentos de sus salarios, que recupere el poder adquisitivo, mermado durante el último año como consecuencia del alza del costo de vida.

    Razón mayor para esta protesta es el aumento del impuesto selectivo al consumo (ISC) que responde a la política de hacer que el pueblo asuma los costos de las grandes exoneraciones a las empresas transnacionales en el país.

    Las grandes transnacionales tienen deudas judicializadas por 20,000 millones de soles, más de diez veces el monto que recaudaría el Gobierno en un año con el alza del ISC, cuyo mayor peligro es el impuesto al combustible.

    Sin embargo, construcción civil no solo marchará por reivindicaciones propias, sino también contra los regímenes especiales del sector agrario, trabajadoras del hogar, mypes, Ley Servir, entre otros, que generan enriquecimiento de malos empresarios a costa del recorte de derechos laborales.

    Se ha demostrado que, por ejemplo, el régimen agroexportador no paga siquiera el salario mínimo vital, que es un derecho constitucional; y los grandes agroexportadores desean que se amplíe la vigencia de este régimen explotador. Quienes no pueden hacer empresa y generar ganancias dignamente, deben dedicarse a otra cosa. El Estado no debe ser más la beneficencia de empresarios improductivos.

    El Gobierno pretendió también implantar un impuesto a la renta a quienes menos ganan. Felizmente, esta propuesta no prosperó. Mientras tanto, el Congreso, que debiera legislar para el beneficio de todos los peruanos, se ve implicado en gastos millonarios y superfluos, como lo son los cerca de 85,000 soles presupuestados en arreglos florales.

    Igualmente, diversos congresistas pidieron televisores y frigobares por un cuarto de millón de soles, e igual precio por 7 computadoras, con un sobrecosto demostrado. Estos gastos superfluos reflejan que la política de austeridad se aplica solo para los más pobres, pero no para los que tienen el poder político y económico.

    Adicionalmente, se ha reportado el gasto de casi tres millones y medio de soles en la Comisión Lava Jato, sin que haya resultados a 16 meses de instalada, lo que muestra la ineficacia de esta comisión y la presencia de, siendo más perspicaces, síntomas de encubrimiento a los corruptos.

    El régimen de Martín Vizcarra, por lo tanto, continúa la política neoliberal digitada por el Fondo Monetario Internacional durante los últimos 25 años, una receta económica que ha traído reducción de empleo y derechos laborales, el incremento de la pobreza, la inexistencia de empresas nacionales, pésimos servicios de educación y salud y reducción de la calidad de vida de los peruanos.

    En consecuencia, en la Jornada Nacional de Lucha del 19 de julio, los trabajadores vamos a exigir, un aumento general de sueldos, salarios y pensiones, para los trabajadores y jubilados, así como la derogatoria de los denominados regímenes laborales especiales que vulneran los derechos de millones de peruanos.

    Asimismo, demandaremos que se abaraten los precios de los combustibles y se mejoren los servicios públicos y privados, los cuales, pese al crecimiento económico, sigue deteriorando la capacidad adquisitiva de la ciudadanía y los sectores de menores recursos.