Rechazamos la reforma laboral contra los trabajadores

Por Mario Huamán Rivera.

 

La situación económica presenta signos de deterioro. Los alimentos suben en los mercados afectando la economía popular. Los trabajadores son despedidos o, como prefieren decir los empresarios, “no se renuevan los contratos”.

 

Por estos y otros problemas, el 3 de enero, en reunión con el ministro de Trabajo, Alfonso Grados, la CGTP expresó su preocupación y rechazo a las medidas que aparentan ser parte de un proceso de simplificación administrativa, pero realmente son una reforma laboral que contribuye a la precariedad laboral y que se hace en contra de los compromisos firmados por el presidente de la República con la CGTP.

 

Kuczynski se comprometió a no desarrollar ninguna reforma que precarice el empleo y a respetar los derechos existentes y las libertades sindicales. Nada de eso se ha cumplido. Expresamos nuestro rechazo a la nueva ley MYPES, el DS 013-2014-TR; la eliminación de la obligatoriedad de copia de contrato al MTPE; la eliminatoria del recurso de revisión contenido en el D.S. 017-2012-TR; entre otros cambios en materia laboral que ha perpetrado este Gobierno.

 

Este Gobierno debe retroceder en las modificaciones a la norma de Seguridad y Salud en el Trabajo, pues se ha eliminado los exámenes médicos obligatorios de ingreso al trabajo, por lo que será difícil constatar una enfermedad profesional. Asimismo, está pendiente la dación de los reglamentos de salud y seguridad en sectores claves como Agroindustria, Salud y Construcción Civil.

 

Exigimos la promulgación del Reglamento de la Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo, del nuevo Reglamento de la Ley de Tercerización y la modificación de los reglamentos internos de las empresas; los proyectos de estos dos últimos fueron presentados hace más de cinco años por la CGTP.

 

Actualmente, se limita el plazo para el registro sindical a dos días útiles, se exige un notario para validar trámites internos y no se reconoce la cuota sindical en organizaciones de segundo y tercer grado. Eso debe cambiar. Es necesaria la revisión de los registros sindicales de Construcción Civil para derogar los que pertenecen a bandas delincuenciales.

 

Demandamos la plena vigencia y respeto irrestricto de la negociación colectiva. Es necesario fortalecer el Arbitraje Potestativo y no eliminarlo, así como la Mediación que actualmente es sólo retórica. Demandamos la derogatoria de la Ley Servir por ser contraria al derecho internacional en materia de negociación colectiva y libertad sindical.

 

El diálogo social es legítimo cuando llega a acuerdos y resultados concretos. Exigimos que el Ministerio de Trabajo recoja todo lo expuesto por la CGTP, como parte del cumplimiento de los compromisos firmados por Pedro Pablo Kuczynski con la clase trabajadora.

Diario UNO 6 de enero, 2017