La calle es el escenario de lucha contra la corrupción

“Los trabajadores siempre vamos a luchar contra la corrupción, dice Mario Huamán.

 

Este jueves 16 de febrero, durante la Movilización Nacional contra la Corrupción, los trabajadores y los ciudadanos darán un mensaje claro a la clase política tradicional de que el país está cansado de la corrupción.

 

La Federación de Trabajadores en Construcción Civil (FTCCP) y la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) convocaron la referida movilización a la que ya se han unido diversos colectivos y organizaciones como No a Keiko, el Instituto de Defensa Legal, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, y líderes políticos como Verónika Mendoza, Manuel Dammert, Indira Huilca, Marisa Glave y otros.

 

El secretario general de la FTCCP y presidente de la CGTP, Mario Huamán, dijo que la corrupción es impulsada por malos empresarios, permitida por malos funcionarios (incluyendo presidentes) y sufrida por los trabajadores y la población en su conjunto.

 

“La lucha debe darse caiga quien caiga. El país se encuentra en una grave crisis política que atañe a todos los partidos políticos que han gobernado el Perú desde los años 90.

 

Se trata de un sistema casi institucional que ha permitido un flujo de corrupción entre grandes empresas nacionales e internacionales hacia altos funcionarios del Estado, incluyendo, principalmente, presidentes. Lo de Odebrecht es más que un escándalo; es la prueba de que el país funciona mal debido a una pésima clase dirigente. Y quien paga por ello son los trabajadores y la ciudadanía en general”, dijo.

 

Indicó que en el país hay impunidad y falta de institucionalidad. “Ambas se han podido contrarrestar ahora en el caso Lava Jato porque el proceso lo están manejando instancias internacionales; de lo contrario, en el Perú todo hubiera quedado en nada, como quedó el informe del congresista Juan Pari sobre este caso donde están incluidas diversas empresas brasileñas. Recordemos que también Francisco Morales Bermúdez fue juzgado por el Plan Cóndor por la justicia italiana. Los corruptos se sienten seguros con la justicia peruana”.

 

 

Mario Huamán

CÓMO NOS AFECTA LA CORRUPCIÓN

Manifestó que la corrupción destruye poco a poco la democracia y tenemos que tener presente. “La gente sabe que le están robando: a veces lo permite y en ocasiones sale a las calles, como en Puente Piedra por el peaje. Nosotros consideramos que debemos salir a las calles siempre. Es el primer escenario de lucha. En el Perú existe un sistema institucionalizado de corrupción, que es transversal a todos los ciudadanos. El trabajador ve trampear al pequeño empresario, este al mediano, y todos vemos robar a los grandes empresarios y políticos.

 

“Como los de arriba son intocables, los de abajo creen que pueden serlo. Así no vamos a ningún lado. El caso Odebrecht y las otras empresas del ‘megacaso’ Lava Jato son el síntoma de un modelo de desarrollo que promueve la corrupción, favorece los grandes negociazos de las grandes empresas y pone al lucro por encima de la gente. Neoliberalismo y corrupción van de la mano. Lo peor es que los gobernantes nos hacen pagar las coimas con impuestos”.

 

“Si Alberto Fujimori robó 6,000 millones de dólares, vendiendo casi todo el Perú y aquí se sigue triplicando presupuestos de infraestructura con adendas millonarias, los gobernantes no pueden decirnos ahora que no hay dinero para más hospitales, medicinas, colegios o universidades, y hasta para subir los salarios. Hay dinero, solo falta que dejen de robar”. Por Diario UNO el febrero 11, 2017