fujimorismo

  • Los trabajadores tenemos memoria

     

    Por: Luis Villanueva Carbajal

    Ha pasado dos décadas desde que la familia Fujimori dejó el Ejecutivo (mas no el poder) tras imponer bajo dictadura el neoliberalismo (capitalismo salvaje), pero los trabajadores aún nos mantenemos en pie de lucha para recuperar nuestros derechos conculcados.

    Solo en construcción civil el fujimorismo eliminó la negociación colectiva por rama de actividad, la jubilación con 15 años de aportes y 55 años de edad, la bolsa de trabajo, dejándonos en el desamparo a cientos de miles de obreros.

    Pudimos recuperar la negociación colectiva con el regreso a la democracia y ahora esperamos que el pleno del Congreso de la República agende y apruebe el dictamen favorable de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social sobre la restitución de nuestro derecho de jubilación con 15 años de aportes en construcción civil.

    Los trabajadores tenemos memoria. Debemos votar no por el continuismo neoliberal de la dinastía naranja, sino por la esperanza de cambio. Debemos luchar para recuperar los derechos conculcados por el fujimorismo y parte de esa lucha continúa este domingo 6 de junio en las urnas.

    Antes, el primero de junio, participaremos de una movilización nacional “Por memoria y dignidad: Fujimori nunca más”, convocada por la Asamblea Nacional de los Pueblos, que en Lima tendrá como punto de concentración la Plaza San Martín, desde la 1 p.m.

    Un gobierno de cambio debe comenzar por restituir los derechos conculcados a los trabajadores por los gobiernos continuistas, incluyendo el de Francisco Sagasti, que sigue permitiendo el lucro inhumano de la sanidad privada en plena pandemia y coactando la negociación colectiva en el sector estatal.

    Por ello, el próximo 3 de junio, trabajadores estatales realizarán una Jornada Nacional de Lucha que en Lima tendrá como punto de concentración la Plaza 2 de Mayo, desde las 10 de la mañana.

    Como se ve, la historia de lucha de los trabajadores se escribe permanentemente en las calles. Por ello, seguiremos demandando al próximo gobierno anular los ceses colectivos y la suspensión perfecta de labores, eliminar los regímenes de explotación como el CAS y la criminalización de la protesta, reformar el sistema pensionario para dar una pensión digna a todo peruano en edad de jubilación sin excepción, entre otros derechos fundamentales.