Por: Luis Villanueva Carbajal

Secretario general de la FTCCP

El conflicto entre el Ejecutivo y el Congreso no es nuevo, se ha intensificado en los últimos seis años y nos ha llevado al cambio de cinco presidentes en ese periodo, hechos que corroboran que la solución no está ni en la suspensión o vacancia de los presidentes ni en el cierre del Congreso, sino en la necesidad de resolver los problemas estructurales del país.

La vacancia presidencial o el cierre del Congreso nos llevará a nuevas elecciones, donde se presentarán los mismos partidos, vientres de alquiler sin proyecto de país, y seguiremos en lo mismo.

En medio de esta crisis, los comisionados de la OEA han visitado el Perú y escuchado a diversas organizaciones del Estado y de la sociedad civil, entre ellas la CGTP, que planteó a la OEA exhortar al Ejecutivo y Legislativo a resolver los conflictos mediante el diálogo, deponer actitudes e intereses de grupo por el bien del país.

En el Perú existen espacios de diálogo amplios, como el Acuerdo Nacional (AN), donde se han acordado políticas de Estado en salud, educación, empleo, entre otros; pero el principal problema es que no tiene carácter vinculante, no es de obligatorio cumplimiento; por eso todos los gobiernos no han implementado esas políticas de Estado. Para implementarlas solo se necesita la voluntad política de todos los actores de cumplir y hacer cumplir los acuerdos.

Se necesita diálogo, pero con resultados, comenzando por una reforma política profunda que no solo debe involucrar a los organismos del Estado, incluyendo al Legislativo y el Ejecutivo, sino también a todas las organizaciones sociales y sindicales que hemos estado marginados en los últimos 30 años de las decisiones políticas del país.

Los trabajadores demandamos que de esta adversidad que atraviesa el Perú hagamos una oportunidad y construyamos un espacio de diálogo amplio, inclusivo y que sus acuerdos tengan carácter vinculante y sean de obligatorio cumplimiento.

DIALOGANDO PODEMOS CONSTRUIR UN PERÚ MEJOR

Ante la grave crisis política, institucional, social y económica que vive el país y frente a las serias denuncias de corrupción que afecta al Estado en todos sus poderes y niveles de gobierno, la Cámara Peruana de la Construcción (CAPECO) y la Federación de Trabajadores de Construcción Civil del Perú (FTCCP) expresamos lo siguiente:

1. Rechazamos el enfrentamiento estéril entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo y los actos de corrupción vengan de donde vengan, que han debilitado el funcionamiento del aparato gubernamental e imposibilitado la puesta en marcha de una agenda legislativa que promueva la competitividad del país y el bienestar de los ciudadanos peruanos.

2. Proponemos implementar un espacio de diálogo permanente que involucre a la sociedad civil organizada, pues los poderes Ejecutivo y Legislativo, así como la clase política en general, no han sido capaces de deponer diferencias para encontrar una salida viable a la enorme crisis que hoy vive el país.

Los gremios sindicales y empresariales, las iglesias, los colegios profesionales y otras entidades representativas de la sociedad civil debemos asumir el rol que nuestros gobernantes y líderes políticos han abandonado.

3. En concordancia con este compromiso asumido, hemos propuesto un Pacto por la Construcción de un Perú Mejor, que comprende un conjunto de medidas para reactivar la economía, crear empleo formal, mejorar las condiciones de vida de los más vulnerables, modernizar la gestión estatal y contribuir a recuperar la institucionalidad democrática.

4. Consideramos que la Misión de la OEA podría ser útil para superar esta coyuntura crítica si propicia este diálogo nacional así como la reactivación del Acuerdo Nacional, instancia llamada a ser protagonista en este proceso y de la cual deben salir las propuestas de reforma que el país requiere con urgencia.

El consenso nacional que invocamos debe ser inclusivo, con resultados concretos y orientado a defender y fortalecer la democracia en nuestro país. El trabajo conjunto que CAPECO y la FTCCP desarrollan desde hace dos décadas, es un vivo testimonio de que dialogando podemos construir un Perú mejor.

Lima, 21 de noviembre de 2022


Jorge Zapata Ríos
Presidente del Consejo Directivo
CAPECO


Luis Villanueva Carbajal
Secretario General
FTCCP

 

 

Por: Luis Villanueva Carbajal

Tras el fallecimiento de Mario Huamán, ex secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) y de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), personalidades del ámbito sindical, político y social y autoridades lo han recordado como líder dialogante e incansable luchador en defensa de los trabajadores y la democracia.

Enfrentó a la dictadura que asesinó a Pedro Huilca y la denunció ante la CIDH, llevó la protesta de los obreros a cada rincón peruano que visitaba el dictador y hasta el mismo Palacio de Gobierno, aportando a la caída del régimen. En el Perú de hoy no se puede hablar de democracia sin resaltar en las páginas de la historia el nombre de Mario Huamán.

Nuestro compañero recuperó la negociación colectiva en el sector construcción, que benefició a cientos de miles de obreros con la solución de sus demandas acumuladas de 1996 a 2001. Cansado del diálogo social que comúnmente no lleva a ninguna parte, instituyó el “diálogo con resultados”, como sucede en la negociación colectiva de construcción civil, donde la FTCCP genera beneficios para los obreros cada año.

Para evitar la muerte de trabajadores en obras por falta de medidas de seguridad, conquistó la promulgación de la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo en 2011, que ha salvado vidas en obras y en las diversas actividades económicas del país.

Mario siempre impulsó la más férrea unidad de los trabajadores y el pueblo por una representación política popular. Su nombre multiplica el legado histórico de Isidoro Gamarra, Manuel Díaz Salazar, Pedro Huilca y de cientos de luchadores de la FTCCP y CGTP, quienes entendieron que la causa obrera y popular es superior incluso a sus propias vidas. Ese legado continúa en la Federación, que en los últimos meses conquistó la Ley 31550, que devuelve la jubilación con 15 años de aportes y 55 años de edad a los obreros en construcción civil.

 

Por: Luis Villanueva Carbajal

Secretario general de la FTCCP

Los trabajadores, convocados por la CGTP y la Asamblea Nacional de los Pueblos, nos movilizaremos en todo el Perú este 10 de noviembre contra el intento de golpe, en defensa de la democracia y gobernabilidad, pero con obras para el pueblo.

El Gobierno impulsa cambios en favor de los trabajadores, pero la oposición, contraria a nuestros intereses, busca derogar esos cambios: son dos posiciones bien marcadas en materia laboral en la política peruana y los trabajadores estamos atentos a esta realidad.

Por ello, si bien respaldamos la gobernabilidad, la movilización también demanda el cumplimiento de las promesas electorales, que comprenden una nueva Constitución, recuperación de los recursos estratégicos del Estado, reforma agraria y del sistema pensionario, entre otros, en beneficio del Perú en su totalidad.

En el caso específico de construcción civil, durante la campaña electoral, Pedro Castillo Terrones firmó el “Compromiso para construir y reconstruir nuestro Perú”, donde se comprometió al reinicio y culminación de obras, ejecución de grandes proyectos de infraestructura, quinientas mil viviendas sociales en todo el Perú, combate al crimen organizado en construcción civil, reducción de la informalidad laboral, entre otros.

Haciendo un balance de estos compromisos, podemos señalar que hay avances, pero estamos lejos del cumplimiento de lo ofrecido. Uno de los puntos más débiles es el combate al crimen organizado, que campea en el Perú, especialmente en construcción civil, con la existencia de seudosindicatos que sirven de fachada a la delincuencia. Otro tema importante es la informalidad laboral, superior al 75% en construcción civil, con recorte de salarios y vulneración de otros derechos.

Por ello, construcción civil se movilizará en todo el Perú para defender la democracia y gobernabilidad, pero con obras que la respalden.

 

Por: Luis Villanueva Carbajal

Secretario general de la FTCCP

El 25 de octubre es el Día de los Trabajadores en Construcción Civil, no laborable para los obreros del régimen especial laboral de construcción civil, pero con goce de haber y sin afectar el dominical.

La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) logró este derecho en 1985, mediante Ley 24324, bajo el liderazgo de su secretario general Pedro Huilca Tecse. Así se cumplió un acuerdo del Congreso constitutivo de la Federación Latinoamericana de la Edificación, Madera y Materiales de la Construcción (FLEMACON), que congregó en Lima a dirigentes de América Latina y el Caribe, en 1970.

Por ello, este 25 de octubre, la FTCCP realizará un acto político sindical en su auditorio de La Victoria (Lima, Perú) con la participación de dirigentes sindicales y políticos, nacionales e internacionales.

En el acto participarán dos líderes internacionales del sector construcción: el senador de Uruguay, Óscar Andrade Lallana, ex secretario general del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (SUNCA), y Saúl Méndez Rodríguez, secretario general del Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Similares (SUNTRACS) de Panamá. Ambos sindicatos resaltan en la región por la fortaleza de su organización, su carácter clasista, formación de sus dirigentes y su participación en la política activa en sus respectivos países.

En esta fecha haremos un balance de los logros y luchas pendientes en construcción civil. Entre los logros podemos mencionar la recuperación del derecho de jubilación con 15 años de aporte y 55 años de edad para los obreros del régimen laboral de construcción civil y el Convenio Colectivo del Sector Construcción 2022-2023, con aumentos salariales y otros beneficios; todo ello gracias a la lucha unitaria de los cerca de 200 sindicatos afiliados a la FTCCP en todo el Perú.

Subcategorías