Exigimos restitución de régimen pensionario en construcción civil

Un dictamen favorable de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social del Congreso de la República reaviva la esperanza de los obreros en construcción civil de acceder a una jubilación justa.

Como se sabe, la reforma pensionaria de 1992 generó que solo el 9% de los obreros de construcción civil pueda jubilarse en el sistema público de pensiones.

Luego, surgieron las AFP, pero no aseguraron una pensión mínima; existen miles con pensiones de miseria equivalentes a 10 soles, 100 soles, que no alcanzan para nada.

De acuerdo a un reporte de la Oficina de Normalización Previsional (ONP), solicitado por la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), existen 389 mil 633 obreros de construcción afiliados a la ONP. Ellos corren peligro de no poder jubilarse en las actuales condiciones.

Sucede que los obreros de construcción son eventuales, laboran mientras dure el frente de trabajo para el que son contratados, por lo que no pueden acumular aportes continuamente como en otros rubros.

Además, el trabajo en obras ocasiona vejez prematura, deteriorando el cuerpo y la salud, por lo que muchos no pueden continuar en esta actividad a temprana edad ni jubilarse en el régimen de construcción civil.

El derecho de jubilación con 15 años de aportes y 55 años de edad en construcción civil, aprobado en 1982, fue derogado por la dictadura de Fujimori con la reforma pensionaria de 1992. Demandamos la restitución de este justo derecho. Los números nos avalan: en 15 años, un peón aporta más del doble que un trabajador con salario mínimo en 20 años; los aportes de un oficial y un operario de la construcción son aún mayores.

La ONP informa que, de enero a marzo, ha rechazado las solicitudes de jubilación de 25 obreros de la construcción por no cumplir con los requisitos de los años. En 2020 rechazaron 87, en 2019 fueron 125. Vamos 29 años con estos problemas. Son solo cifras de quienes hicieron el trámite: la mayoría no lo hace porque sabe que serán rechazados.

Por ello, demandamos que la Junta de Portavoces del Congreso agende el debate del dictamen de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social y apruebe este derecho que beneficiará a cientos de miles de obreros del sector, ahora cuando más lo necesitan, por los estragos de la pandemia.