Malestar por el golpismo y economía neoliberal

Por: Luis Villanueva Carbajal

Secretario general de la FTCCP

 

(07/04/2022) La desestabilización política sigue siendo impulsada desde la derecha buscando continuar con el plan de la vacancia presidencial, ahora con la alternativa de la renuncia. Hemos visto congresistas de la oposición agitando y coordinando el recorrido y actuar de recientes manifestaciones.

Al final, han utilizado el descontento de la población, pero esta vez recurriendo a la violencia, con el saldo de muertos y heridos, tiendas y sedes del Poder Judicial, DIRINCRI y Jurado Nacional de Elecciones vandalizadas, entre otros hechos que necesitan una investigación certera para hallar a los culpables.

Es cierto que hay descontento, pero las razones vienen del contexto internacional, no solo por el conflicto entre Ucrania-Rusia y la OTAN, sino también por el bloqueo de los Estados Unidos a Rusia, que genera desabastecimiento de productos, entre ellos el combustible, y alimenta una crisis mundial que estamos pagando todos los habitantes del mundo.

En este contexto, algunos medios de comunicación nacional e internacional confundieron la movilización del pasado 7 de abril de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) y la CGTP como una continuación de las protestas que han sido animadas por los golpistas.

Los trabajadores reconocemos el Gobierno del presidente Pedro Castillo, por haber sido elegido por el pueblo, pero también somos capaces de plantear demandas, en el marco del derecho a la protesta y de apertura al diálogo con resultados.

Nuestro malestar es causado por el modelo económico neoliberal y algunas bancadas del Congreso que defienden los intereses de los grupos de poder, quienes, lejos de utilizar su poder económico para beneficio de la población afectada por la crisis mundial, se unen al coro golpista.

Como trabajadores respaldamos las medidas que el Ejecutivo viene adoptando para reducir el alza del costo de vida como el aumento de la remuneración mínima vital o la reducción del impuesto selectivo al combustible y artículos de primera necesidad, así como la reducción de la explotación laboral de las empresas tercerizadas, entre otras.

Si los empresarios están preocupados por el Perú, deberían comenzar por aumentar los sueldos y salarios de sus trabajadores.

Tras la movilización del 7 de abril, la FTCCP hace un llamado a sus sindicatos y trabajadores a continuar en la lucha para derrotar a la derecha golpista que, a través del Congreso, pretende derogar la limitación de la tercerización y obstaculizar los cambios en beneficio de los trabajadores y el pueblo.