"Los trabajadores demandamos un nuevo contrato social"

Por: Luis Villanueva

Secretario general de la FTCCP

(30/04/2022) El impulso de una Asamblea Constituyente para redactar una nueva Constitución que beneficie a las grandes mayorías fue una promesa de campaña que políticos de diversos partidos parecen haber olvidado, pero el pueblo no. Por eso los trabajadores respaldamos la convocatoria a referéndum por una nueva Constitución durante las elecciones regionales y municipales de 2022, que ha realizado el presidente de la República, Pedro Castillo.

Los peruanos somos víctimas de la expoliación de nuestros recursos naturales, la indiferencia de la empresa privada ante la pandemia y el alza del costo de vida, un sistema público de salud y educación insufrible y un sistema privado que es un asalto, entre otras injusticias que solo podrán cambiarse sentando las bases de un nuevo contrato social, lo que indefectiblemente debe hacerse con una nueva Constitución Política. La desigualdad social y la corrupción se profundizan por la permanencia del injusto modelo económico neoliberal que se sustenta en la actual Constitución.

Sin embargo, en el proceso de creación de la nueva Constitución Política, también debemos comprometernos con la permanente fiscalización y la lucha para que el nuevo contrato social no sea letra muerta.

Por otro lado, este domingo primero de mayo conmemoramos la gesta histórica de los Mártires de Chicago en 1886 y la de nuestros mártires peruanos, en la lucha por derechos laborales. Los trabajadores estamos organizando para ese día una gran jornada nacional de lucha, convocados por la CGTP en todo el Perú.

En Lima, los trabajadores nos concentraremos en la histórica Plaza Dos de Mayo, frente a la CGTP, donde el presidente de la República, Pedro Castillo, brindará un mensaje en el Día Internacional de los Trabajadores.

En medio del conflicto político generado por las fuerzas conservadoras, los trabajadores estamos en defensa permanente del gobierno de origen popular, la democracia y gobernabilidad, pero también esperamos que quienes administran el Estado sigan la línea del cambio en la construcción de una sociedad más justa, con servicios básicos de calidad para todos, remuneraciones y pensiones que permitan vivir dignamente, y se erradique la explotación laboral.