Un dictamen favorable de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social del Congreso de la República reaviva la esperanza de los obreros en construcción civil de acceder a una jubilación justa.

Como se sabe, la reforma pensionaria de 1992 generó que solo el 9% de los obreros de construcción civil pueda jubilarse en el sistema público de pensiones.

Luego, surgieron las AFP, pero no aseguraron una pensión mínima; existen miles con pensiones de miseria equivalentes a 10 soles, 100 soles, que no alcanzan para nada.

De acuerdo a un reporte de la Oficina de Normalización Previsional (ONP), solicitado por la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), existen 389 mil 633 obreros de construcción afiliados a la ONP. Ellos corren peligro de no poder jubilarse en las actuales condiciones.

Sucede que los obreros de construcción son eventuales, laboran mientras dure el frente de trabajo para el que son contratados, por lo que no pueden acumular aportes continuamente como en otros rubros.

Además, el trabajo en obras ocasiona vejez prematura, deteriorando el cuerpo y la salud, por lo que muchos no pueden continuar en esta actividad a temprana edad ni jubilarse en el régimen de construcción civil.

El derecho de jubilación con 15 años de aportes y 55 años de edad en construcción civil, aprobado en 1982, fue derogado por la dictadura de Fujimori con la reforma pensionaria de 1992. Demandamos la restitución de este justo derecho. Los números nos avalan: en 15 años, un peón aporta más del doble que un trabajador con salario mínimo en 20 años; los aportes de un oficial y un operario de la construcción son aún mayores.

La ONP informa que, de enero a marzo, ha rechazado las solicitudes de jubilación de 25 obreros de la construcción por no cumplir con los requisitos de los años. En 2020 rechazaron 87, en 2019 fueron 125. Vamos 29 años con estos problemas. Son solo cifras de quienes hicieron el trámite: la mayoría no lo hace porque sabe que serán rechazados.

Por ello, demandamos que la Junta de Portavoces del Congreso agende el debate del dictamen de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social y apruebe este derecho que beneficiará a cientos de miles de obreros del sector, ahora cuando más lo necesitan, por los estragos de la pandemia.

Demandan que Comisión de Economía del Congreso brinde un dictamen favorable a la restitución de este derecho

Trabajadores se construcción civil realizaron plantones en el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el edificio José Faustino Sánchez Carrión del Congreso de la República en demanda de la restitución de su derecho de jubilación con 15 años de aportes en el sector construcción.

Los obreros saludaron el dictamen favorable de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social acerca de los proyectos de ley 4119/2018, 4553/2018 y 7442/2020 sobre este derecho y exigen la misma atención a su demanda a la Comisión de Economía. Asimismo, exhortan a la Junta de Portavoces del Congreso para agendar la discusión de este dictamen y su aprobación.

En el frontis del MEF, demandaron al ministro Waldo Mendoza Bellido que cambie la política obstruccionista del Ministerio y no se oponga a la restitución de este derecho que beneficiaría a cientos de miles de obreros del sector.

La jubilación con 15 años de aportes y 55 años de edad fue un derecho aprobado en 1982, pero derogado en 1992 mediante una reforma pensionaria durante el gobierno de Alberto Fujimori para favorecer a las AFP.

La razón de la demanda son las dificultades para jubilarse al no cumplir 20 años de aportes, debido a la eventualidad de su trabajo (laboran mientras dure el frente de obra para el que son contratados) y la vejez prematura que ocasiona el trabajo en construcción, que los imposibilita de continuar en este rubro.

 Lima, viernes 21 de mayo de 2021

La Federación Latinoamericana de Trabajadores de la Construcción, Madera y Materiales de la Construcción (Flemacon Latino Americana) envió sus condolencias por la pérdida del primer secretario de Relaciones Internacionales del Consejo Nacional de l FTCCP, Teobaldo Bravo Aldana, a quien reconocen como un "destacado líder sindical de Perú y reconocido en América Latina por su compromiso con la lucha en defensa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras".

La Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera (ICM; BWI por sus siglas en inglés) mostró su pesar por la sensible pérdida del compañero Teobaldo Bravo Aldana, primer secretario de Relaciones Internacionales del Consejo Nacional de la FTCCP:
"Destacamos la distinguida contribución del compañero Bravo Aldana a las más elevadas causas de los trabajadores de la construcción de Perú y el servicio prestado a la lucha de los trabajadores más allá de las fronteras de su país en el mejor y más practico ejemplo del internacionalismo de clase y obrero que reconocemos en la ICM y practica la FTCCP a nivel global.
Por favor, trasmita a los familiares y amigos de Teobaldo, nuestro abrazo sincero en estos momentos de ausencia, recordando que su legado estará presente para las nuevas generaciones".
 
 
 

(Compromiso firmado por el candidato a la presidencia de la República por Perú Libre, Pedro Castillo, con los trabajadores en construcción civil del Perú)
Nuestro Perú tiene un legado histórico vinculado con la construcción en todos los pueblos de nuestro territorio, los peruanos, somos orgullosos herederos de los constructores de Caral, Chan Chan, Huaca Rajada, Kuelap, Gran Pajatén, Chavín, Manos Cruzadas, Sillustani, Choquequirao y nuestro estandarte Machu Picchu. Ustedes compañeros dan continuidad a ese antiguo oficio nacional de la construcción. Con su trabajo, con sus manos, con su entrega me comprometo a que los próximos 5 años de gobierno sean los de construcción y reconstrucción de nuestro Perú.
El sector construcción tiene que ser eje central de la recuperación económica y de la reconstrucción de nuestro Perú; también tiene que ser ejemplo de formalización laboral y lucha contra la delincuencia y criminalidad organizada; y, por supuesto, tiene que representar un enorme proceso de moralización y lucha contra la corrupción pública y privada a nivel nacional. El sector construcción, compañeros trabajadores del andamio, será el pilar fundamental de nuestra gestión gubernamental si logramos, con el voto ciudadano, llegar a la Presidencia de la República.
Para ello, de ser electos, en los próximos 5 años de gobierno realizaremos:
1. El reinicio y culminación de las miles de obras paralizadas y abandonadas a nivel nacional debido a la corrupción, falta de recursos o malas practicas constructivas. Nuestra gente, nuestros pueblos no pueden seguir padeciendo años de años el engaño de sus autoridades y los actos de corrupción. Las obras deben culminarse y los que cometieron delitos deben tener su condena. Fortaleceremos a la Contraloría, para que con su participación esto sea una realidad.
2. Los grandes proyectos de infraestructura y servicios públicos no tienen que esperar décadas para ser una realidad, ahí esta el empleo digo y el desarrollo nacional, promoveremos, que su realización sea con inversión publica y privada, pero siempre con responsabilidad social y responsabilidad ambiental.
3. Los cientos de miles de proyectos de infraestructura básica social (muros de contención, puentes, trochas carrozables, canales de riego, obras de agua y desagüe, mercados, colegios, postas, etc.) que son una necesidad en nuestros barrios, asentamientos humanos y pueblos rurales los haremos conjuntamente con los gobiernos regionales y locales de todo el país.
4. La necesidad de una vivienda digna sigue siendo un clamor nacional, por ello nos comprometemos a construir 500,000 viviendas sociales a nivel nacional, para nuestras familias trabajadoras y emprendedoras. Las familias jóvenes y de menores recursos tendrán la oportunidad de realizar el sueño de la casa propia. Fortaleceremos los programas estatales de subsidios y créditos habitacionales, dotándolos de recursos suficientes para atender de manera efectiva el déficit actual y la demanda futura de vivienda social tanto en áreas urbanas como rurales; y con estos programas además ordenaremos y planificaremos mejor el desarrollo de nuestras ciudades. No queremos pueblos olvidados y sin servicios, queremos pueblos y ciudades ordenadas con viviendas dignas. Beneficiaremos a millones y crearemos también millones de puestos de trabajo para los trabajadores de construcción civil.
5. A los empresarios les decimos que para realizar todas esas obras de construcción necesitamos de su participación y compromiso transparente y queremos que sus proyectos no pasen años de años en puro trámite de licencias y permisos y sometidos a un sin numero de presiones. Propondremos cambios y mejoras sustantivas a las leyes de inversiones, contrataciones públicas y licencias. El Estado no será una traba será su aliado. Los beneficios de una obra de gobierno a gobierno que hoy se dan en nuestro país para empresas extranjeras también debe ser para nuestros empresarios nacionales. Lo que es bueno para ellos también debe ser bueno para los empresarios peruanos.
6. Mas obras es más reactivación y desarrollo y es más empleo decente o empleo con todos sus derechos para todos los trabajadores de construcción civil. Toda obra, pública o privada sea nacional, regional o local, en la modalidad de ejecución que fuere deberá respetar estrictamente el régimen laboral especial de construcción civil. Fortaleceremos los acuerdos logrados a través de la negociación colectiva por rama entre la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) y la Cámara Peruana de la Construcción (CAPECO) y promoveremos en el Congreso de la Republica la recuperación de su derecho a la jubilación a los 55 años y con 15 años de aportes, que fue eliminado.
7. Para que los acuerdos entre trabajadores y empresarios logrados con la negociación colectiva por rama y, que es un ejemplo para el resto de las actividades económicas, siga dando sus frutos, conjuntamente con ustedes combatiremos a la delincuencia y criminalidad organizada que extorsiona empresarios y asesina dirigentes de construcción civil. Esas bandas que se presentan como pseudo sindicatos además de perjudicar a los empresarios y trabajadores, encarecen con sus extorsiones la obra y por tanto perjudican al beneficiario final de la misma que somos los ciudadanos de a pie. En nuestro gobierno esa delincuencia no pasará.
8. La informalidad que afecta al país también es parte del sector construcción, más del 70% de este sector es informal; la informalidad encarece la obra, perjudica al empresario con sobrecostos, al trabajador que se queda sin derechos, al Estado que no recauda impuestos y al ciudadano que debe pagar todo ello. Propondremos un gran Plan Nacional de Formalización durante los próximos 5 años que contemple aspectos administrativos, financieros, tributarios y laborales. Formalizar el Perú debe ser una próxima tarea de este bicentenario.
9. Para construir y reconstruir nuestro país lo haremos haciendo los cambios normativos y constitucionales que ello exige y, lo haremos respetando la institucionalidad democrática y el Estado de Derecho; a los distintos poderes del Estado como a la sociedad civil, de la que forman parte los gremios sindicales, profesionales y empresariales.
Compañeros trabajadores de construcción civil, señores empresarios y compatriotas todos, desde el local de la emblemática Federación de Trabajadores de Construcción Civil del Perú de Isidoro Gamarra y Pedro Huilca me comprometo a trabajar conjuntamente para construir y reconstruir un Perú mejor.
Lima, 18 de mayo del 2021
Pedro Castillo Terrones
Candidato Presidencial
Perú Libre
 
 

Subcategorías